Matthieu Ricard: por una sociedad más compasiva

Lo que está en la base de la entrada anterior es un programa de la tele que vimos hace una semana más o menos y me impactó mucho. Finalmente lo encontré para compartirlo con todos:



Es un episodio de Redes, un programa dedicado a la divulgación de neurociencia, y en este episodio entrevistaron a Matthieu Ricard, un biólogo molecular francés que desde hace 40 años vive en el Tibet como monje budista, y que desde hace años forma parte de un programa científico que estudia el cerebro, la meditación y las emociones humanas. Me gustó mucho el video y aunque dura 26 minutos les recomiendo a todos mirarlo.

A mí me impactó y me hizo mucho bien cuando dice que mantener la idea de que la esencia humana es intrínsecamente egoísta es un disparate, que es mejor aceptar que la esencia humana también contiene compasión y altruismo y desarrollar ese potencial que tenemos como individuos y como sociedad. Es posible pensar que alguien que hace una buena accion está actuando en forma desinteresada, altruista, sin segundas intenciones ni quebraderos culpógenos, sin superyoes ni remordimientos, simplemente actuando por el bien de otro aunque se ponga a sí mismo en riesgo sólo porque considera que es lo que tiene que hacer. Me emociona que alguien reconozca esto, porque por lo general la idea imperante es la inversa: parece que si hacemos algo bueno es por algún propósito innoble, aunque más no sea el deseo de no sentirnos culpable por no actuar. Por decisiones personales que no vienen al caso, esta idea me trajo mucha paz.

Volviendo a mi entrada anterior, tenía todo esto en mente al pensarla y escribirla. Cuando Ricard habla de "el fondo luminoso de la conciencia" y de "la naturaleza básica de la conciencia" para mí está hablando de lo mismo que yo llamé "mente instintiva", y cuando él habla de nuestra "mente" para mí se refiere a lo que yo llamé conciencia. Los nombres no coinciden pero la esencia del fenómeno es la misma.

Después de ver este video en familia intentamos meditar los tres juntos 5 minutos por día cada noche después de cenar. La primera vez me resultó super difícil aplacar la mente y dejar de pensar, sólo sentir mi respiración. Pero cada día es un poco más fácil, y de verdad pacifica.

He aquí otro video de Ricard, que también dura 20 minutos, habla de cómo conseguir la felicidad meditando.

No hay comentarios: