Manuel lingüista

(Estaba jugando a deformar palabras, y de turrón pasó a turón, entonces se acordó de la palabra catalana turó, que quiere decir cerro, y dijo:)

"Turón es como si hubieran castellanizado la palabra turó."

(muy apropiadamente, porque en catalán se escriben sin n final muchas palabras que en castellano sí tienen la n, como todas las terminadas en -on.)

Manuel futurólogo

"Cuando yo sea adulto y ustedes sean bajitos, yo les voy a enseñar a usar las nuevas computadoras".

El Agua según el I Ching

K’an / Lo Abismal, El Agua


a
rriba K’an, Lo Abismal, el agua
abajo K’an, Lo Abismal, el agua




El signo consiste en la repetición del trigrama K’an. Es uno de los ocho hexagramas formados por duplicación. El trigrama K’an significa el precipitarse dentro de algo. Un trazo Yang se ha precipitado cayendo entre dos trazos Yin y es encerrado por éstos como el agua en la hondonada de un valle. Es el hijo del medio. Lo receptivo ha logrado el trazo medio de Lo Creativo y así se engendra K’an. Como imagen es el agua, vale decirle el agua que llega desde arriba y se pone en movimiento sobre la tierra, en ríos y correntadas, y origina toda la vida en la tierra. Aplicado al hombre representa el corazón, el alma encerrada en el cuerpo, lo luminoso contenido en el interior de lo oscuro, la razón. El nombre del signo, como se encuentra repetido, lleva anexada la sentencia: “repetición del peligro”. Con ello el signo se encarga de señalar una situación objetiva a la cual es necesario acostumbrarse, y no una subjetiva actitud mental. Pues el peligro en cuanto actitud mental subjetiva o bien equivale a intrepidez o bien a una astuta perfidia. Por eso el peligro también se simboliza como hondonada o quebrada, esto es, como un estado en el que uno se halla como el agua en una quebrada, de la cual se logra salir como el agua si se adopta la adecuada conducta.

EL DICTAMEN


Lo Abismal repetido.

Si eres veraz, tendrás logro en tu corazón,

y lo que hicieres tendrá éxito.


Con la repetición del peligro uno va acostumbrándose a él. El agua da un ejemplo para la conducta correcta que corresponde en tales condiciones. Fluye y fluye y rellena todos los lugares por los que pasa hasta sus bordes y nada más; no retrocede ante ningún sitio peligroso, ante ninguna caída, y nada le hace perder su índole propia y esencial. En todas las circunstancias permanece leal a sí misma. Así la veracidad hace que en circunstancias difíciles uno perciba interiormente, con el corazón, el fondo de la situación. Y una vez que se ha llegado a ser interiormente dueño de una situación, fácilmente se logrará por sí mismo que las acciones exteriores se vean acompañadas por el éxito. En cuestiones de peligro se trata de poseer la necesaria escrupulosidad que ayude a despachar realmente todo lo que debe hacerse, y de tener asimismo la posibilidad de avanzar par
a no perecer por quedarse uno en medio del peligro. Mediante una aplicación activa, el peligro puede adquirir una importante significación en cuanto medida de protección. Así el cielo posee una altura peligrosa que lo protege contra todo intento de intervención. Así la tierra posee montañas y aguas que con sus peligros separan los países. Asimismo los soberanos utilizan el peligro como medida de defensa con el fin de protegerse de los ataques que vienen de afuera y de los disturbios que vienen de adentro.

LA IMAGEN


El agua fluye ininterrumpidamente y llega a la meta:

la imagen de lo abismal reiterado.

Así el noble observa una conducta de constante virtud

y ejerce el negocio de la enseñanza.



El agua alcanza su meta fluyendo sin interrupción. Rellena todo hueco antes de seguir fluyendo. Lo mismo hace el noble. Él estima como valioso que el camino del bien se convierta en una cualidad firme de su carácter, que no sea cosa casual y aislada. También en la enseñanza brindada a otros, todo es cuestión de ser consecuente, pues únicamente por la repetición la materia se convierte en propiedad del que aprende.

LAS DIFERENTES LÍNEAS


(...)

Nueve en el segundo puesto (...)
Hallándose en medio del peligro, no debe uno tratar de salir de él sin más, cueste lo que cueste; por lo pronto tendrá que conformarse con que el peligro no lo venza. Deberán sopesarse con calma las circunstancias del tiempo dado y uno se dará por satisfecho con logros pequeños, ya que por el momento no es posible obtener un éxito grande. También un manantial al comienzo fluye con escasez y le lleva cierto tiempo labrarse una vía despejada.

(...)

Nueve en el quinto puesto (...)
El peligro surge del hecho de pretender uno llegar demasiado alto. El agua en la quebrada no se acumula, sino que tan sólo llega hasta el borde más bajo, el que le permite salir. De tal modo, en medio del peligro, también sólo hace falta proceder siguiendo la línea de menor resistencia para alcanzar la meta. Grandes obras no pueden realizarse en tales épocas; basta con que uno escape del peligro.

(...)

Versión del chino al alemán, con comentarios, por Richard Wilhelm.

Traducción al español por D. J. Vogelmann.

Fotografías: Nick Peef, Escaping to Paradise.

Se alargan los días

Se viene notando desde hace varios días: a la tarde la luz del Sol dura un poco más, no se hace de noche tan pronto.

Y hoy, por primera vez en meses, cuando salí de casa a la mañana para ir al trabajo, justo enfrente de casa, sobre la línea de tejados en sombras, por debajo de la negrura nocturna: una zona azul suave que acababa en una claridad amarillenta que anunciaba, sin dudas ni equívocos, el Sol!

¡Qué felicidad! ¡Iupiiiiiiii!!!!!!!

Di vuelta en la esquina y la claridad quedó a mis espaldas, y enfrente de mí, un poco a la izquierda, la Luna Llena todavía Señora del Cielo. Subí por el costado del Pabellón hacia la carretera y la Luna estaba entonces a mis espaldas y la claridad del amanecer incipiente a mi derecha. Entre los dos astros, estaba yo, acompañada por ambos en mi camino.

Siempre están.

Lluvia brasileña

Tom Jobim & Elis Regina



Chovendo na roseira

Olha está chovendo na roseira

Que só dá rosa, mas não cheira

A frescura das gotas úmidas

Que é de Luísa

Que é de Paulinho

Que é de João

Que é de ninguém


Pétalas de rosa carregadas pelo vento

Um amor tão puro carregou meu pensamento


Olha um tico-tico mora ao lado

E passeando no molhado

Adivinhou a primavera


Olha que chuva boa prazenteira

Que vem molhar minha roseira

Chuva boa criadeira

Que molha a terra

Que enche o rio

Que limpa o céu

Que trás o azul


Olha o jasmineiro está florido

E o riachinho de água esperta

Se lança em vasto rio de águas calmas


Ah, você é de ninguém

Você é de ninguém





Águas de março

É pau, é pedra

É o fim do caminho

É um resto de toco

É um pouco sozinho

É um caco de vidro

É a vida, é o sol

É a noite, é a morte

É um laço, é o anzol

É peroba no campo

É o nó da madeir
a
Caingá candeia

É o matita pereira

É madeira de vento

Tombo da ribanceira

É o mistério profundo

É o queira ou não queira

É o vento ventando

É o fim da ladeira

É a viga, é o vão

Festa da cumeeira

É a chuva chovendo

É conversa ribeira

Das águas de março

É o fim da canseira

É o pé, é o chão

É a marcha estradeira
Passarinho na mão

Pedra de atiradeira

É uma ave no céu

É uma ave no chão

É um regato, é uma fonte

É um pedaço de pão

É o fundo do poço

É o fim do caminho

No rosto um desgosto

É um pouco sozinho

É um estepe, é um prego

É uma conta, é um conto

É um pingo pingando

É uma ponta, é um ponto

É um peixe, é um gesto

É uma prata brilhando

É a luz da manhã

É o tijolo chegando

É a lenha, é o dia

É o fim da picada

É a garrafa de cana

O estilhaço na estrada

É o projeto da casa

É o corpo na cama

É o carro enguiçado

É a lama, é a lama

É um passo, é uma ponte

É um sapo, é uma rã

É um resto de mato

Na luz da manhã

São as águas de março fechando o verão

É a promessa de vida no teu coração

É pau, é pedra

É o fim do caminho

É um resto de toco

É um pouco sozinho

É uma cobra, é um pau

É João, é José

É um espinho na mão

É um corte no pé

São as águas de março fechando o verão

É a promessa de vida no teu coração

É um passo, é uma ponte

É um sapo, é uma rã

É um belo horizonte

É uma febre terçã

São as águas de março fechando o verão

É a promessa de vida no teu coração

Fotografía del picaflor: Patricio Murphy