Reivindicación de la amnesia II

Tiempo atrás (en noviembre del 2010)  desarrollé el tema de la memoria: cómo reconocer que ya no tengo la fabulosa facilidad para recordar que tenía antes primero me shockeó, después me angustió, y finalmente me alivió. Vuelvo al tema porque vengo sintiendo que aligerarse de recuerdos (como un montgolfier que tira lastre para seguir subiendo) no solo es recomendable: en mi caso, es imprescindible. Tal vez no lo sea para quienes los recuerdos son meras informaciones, pero sí para quienes, como yo, los recuerdos pueden ser evocaciones magdalénico-proustianas envolventes y embriagantes. Imposible nadar mucho rato en té de Proust con magdalenas desechas flotando alrededor sin ahogarse. Se impone dejar escapar a los recuerdos, no retenerlos sino alentarlos en su viaje, sobre todo cuando hemos logrado acumular unos cuantos años. Caso contrario nos encontramos conviviendo en forma simultanea con todos los "yos" que fuimos a lo largo de los años en forma sucesiva...


Fotografía: Matthieu Ricard.

Mi cuarta modesta contribución a la Paz Mundial: Ukelele Peace!!!

 ¡ ¡ ¡ ¡ T E N G O    U K E L E L E E E E E E E ! ! ! ! 

¡¡¡¡GRACIAS Barbara y Hernán por hacerme feliz !!!!! ¡Estoy tan exaltada! ¡Mi segundo instrumento propio mío desde la flauta dulce de la primaria! ¡No entro en mí de gozo!

Por lo tanto disolví la oenegé unipersonal que había creado para conseguir mi ukelele, llamada "Ukelelistas sin ukelele" y ahora tengo en mente una nueva. Todavía no tengo claro el nombre, de momento uso el nombre que sugirió Rubén, pero acepto más sugerencias.

El objetivo de mi nueva oenegé es fomentar la paz mundial con ukeleles basándome en que tocar el ukelele trae la felicidad, y que si cada político y otras malas yerbas se dedicara a tocar el ukelele, el mundo andaría mucho mejor... por lo menos tendrían las manos ocupadas y no podrían firmar decretos aberrantes, leyes estúpidas o acuerdos deshonrosos, entre otras cosas... Vendría a ser como una continuación de la campaña "Bellotas por la paz" de John y Yoko, pero con ukeleles.



Supongo que los fabricantes de ukeleles financiarían mi oenegé encantados, pero entonces dejaría de ser oenegé porque aceptaría fondos de empresas privadas... ¡qué lío! ¡No pasé del breinstormin incial y ya necesito un asesor contable! Tendría que hacerme famosa y rica para poder financiar mi proyecto por la paz yo sola... pero si tuviera dinero lo repartiría entre los pobres del mundo para no ser capitalista... en fin, estoy en un brete. Mejor toco el ukelele y dejo la paz mundial para otros.


 A todo esto....  miren el archivo de Acorn Peace en Imagine Peace y podrán ver la carta que la Presidencia de la Nación Argentina envió a John y Yoko agradeciendo las bellotas recibidas: una joyita. Como dijo Moxi: " El texto es imperdible, sobre todo la despedida. "... hace propicia la circunstancia para expresarles las seguridades de su consideración más distinguida... ". Una excelente fórmula para rellenar dos renglones con la nada misma."

Manuel dijo (recopilado por Rubén)

hoy cuando veníamos en la 4x4 del amigo de...
Ruben Botas
hoy cuando veníamos en la 4x4 del amigo de Juan por la Panamericana. Manuel solito en el asiento de atrás de repente de
la nada dice:
Manuel: ...las mujeres siempre se sorprenden...
Yo: ¿Por qué decís eso Manuel?...
Manuel: ...porque son WOW men!
es un genio.