Manuel dijo:

 "Licuados de motores completamente sucios y despatarrados."

¡Me encantó la frase! Se lo dije, y él me dijo: "ponela en tu blog". Y para completar su obra, la escribió en un papel. Así que aquí está, para todos.

Poema al paso

Viernes 21:30. Subte E.
Leo sobre libros y escritores mientras espero que se ponga en marcha.
Oigo aplausos y un agradecimiento no sé a qué.
Sube una nena con un manojo de globos.
Pelo negro. Ojos negros. Grandes. Limpios.
Un ramillete sin tallos de seis globos (uno blanco, uno amarillo, uno azul,
uno naranja, dos rosas) en el lugar de las manos.
Le dejo mi asiento y queda contra la ventana.
Chirría agudo el vagón. Ella cierra los ojos con fuerza
rechaza el chirrido con todo su cuerpo.

Por qué el arte es sagrado

Hace un tiempo sentí con total claridad que el arte es sagrado por cómo puede mutar nuestros estados de ánimo, por todas las veces en que me sentí desasosegada, inquieta, ansiosa, perdida, desalentada, confusa, y escuchar, leer, ver, sentir una obra artística aplacó mi desazón y me colmó de calma. Una experiencia así es sagrada, el arte es sagrado porque una y otra vez nos brinda esta experiencia, y los artistas merecen ser reverenciados por aportar sus dones. Recién, por casualidad como pasan las cosas en la web, llegué a esta charla TED y me fascinó, es tal cual lo que pienso y siento y se va derecho a El tintero, donde debe estar, pero primero la dejo acá  también:

"La sombra de la luz"

L'ombra della luce by Franco Battiato on Grooveshark

L'ombra della luce 

Difendimi dalle forze contrarie, 
la notte, nel sonno, quando non sono cosciente, 
quando il mio percorso, si fa incerto, 
E non abbandonarmi mai... 
Non mi abbandonare mai! 
Riportami nelle zone più alte 
in uno dei tuoi regni di quiete: 
E' tempo di lasciare questo ciclo di vite. 
E non mi abbandonare mai... 
Non mi abbandonare mai! 
Perchè, le gioie del più profondo affetto 
o dei più lievi aneliti del cuore 
sono solo l'ombra della luce, 
Ricordami, come sono infelice 
lontano dalle tue leggi; 
come non sprecare il tempo che mi rimane. 
E non abbandonarmi mai... 
Non mi abbandonare mai! 
Perchè, la pace che ho sentito 
in certi monasteri, 
o la vibrante intesa di tutti i sensi in festa, 
sono solo l'ombra della luce, 

Defiéndeme de las fuerzas contrarias, 
en el sueño nocturno cuando no soy consciente, 
cuando mi sendero se hace incierto. 
Y no me dejes nunca más, 
no me dejes nunca más. 
Devuélveme a las zonas más altas, 
a uno de los reinos de calma. 
Es tiempo de escapar de estos ciclos de vidas. 
Y no me dejes nunca más, 
no me dejes nunca más. 
¿Por qué los gozos del más profundo afecto 
o del anhelo más sutil de pulso 
sólo son la sombra de la luz? 
Recuérdame lo infeliz que me siento 
lejos de todas tus leyes. 
¿Cómo no malgastar el tiempo que me queda? 
Y no me dejes nunca más, 
no me dejes nunca más. 
¿Por qué la paz de ciertos monasterios 
o la armonía vibrante de todos mis sentidos 
sólo son la sombra de la luz? 

Franco Battiato

Julio me regaló un nenúfar

goteado, como corresponde a cuentogotas, y un texto de Rodari sobre las ondas en el agua semejantes a las reverberaciones en la mente... ¡hermoso regalo!

Con su parquedad inglesa, su saludo aragonés, y su fraternidad argentina, dejó un "Besico Marina" y este enlace en mi feisbuc:

Julio E. Foster: Fotomeditación: Nenufar: La quietud aparente en espera del evento que la inquiete.  Cuando la calma se perturbe, el movimiento creará una cadena de acontecimientos, escondidos pero verdaderos, reales. Yo no se describirlo pero Gianni Rodari lo hace por mí...

El nenúfar:


El texto de Gianni Rodari (de Il sasso nello stagno / La piedra en el estanque):

Una piedra arrojada en un estanque provoca ondas concéntricas que se ensanchan sobre su superficie, afectando en su movimiento, con distinta intensidad, con distintos efectos, a la ninfa y a la caña, al barquito de papel y a la balsa del pescador. Objetos que estaban cada uno por su lado, en su paz o en su sueño, son como reclamados a la vida, obligados a reaccionar, a entrar en relación entre sí. Otros movimientos invisibles se propagan hacia el fondo, en todas direcciones, mientras la piedra se precipita removiendo algas, asustando peces, causando siempre nuevas agitaciones moleculares. Cuando toca fondo, agita el lodo, golpea los objetos que yacían olvidados, algunos de los cuales desentierra, otros a su vez son tapados por la arena. Innumerables acontecimientos, o miniacontecimientos, se suceden en un tiempo brevísimo. Quizás ni aun teniendo el tiempo ni las ganas necesarias sería posible registrarlos, sin omisión, en su totalidad. Igualmente una palabra, lanzada al azar en la mente, produce ondas superficiales y profundas, provoca una serie infinita de reacciones en cadena, implicando en su caída sonidos e imágenes, analogías y recuerdos, significados y sueños, en un movimiento que afecta a la experiencia y a la memoria, a la fantasía y al inconsciente, complicándolo el hecho de que la misma mente no asiste pasiva a la representación, sino que interviene continuamente, para aceptar y rechazar, ligar y censurar, construir y destruir.

¡¡Gracias Julio!! Y gracias a mi amiga de Zaragoza de la entrada anterior por presentarme a Julio ;)

¡Recibí una carta!

Como tantas, tantísimas veces en el pasado, y tan pocas, poquísimas veces en el presente, el rectángulo que se deshizó ayer bajo mi puerta era blanco, sin logos ni isotipos, sin ventanita plástica, sin publicidad ni nombres de empresas, simplemente blanco con una estampilla verde, un par de sellos postales y mi nombre escrito en birome con letra amiga.
¡Qué emoción! ¡Hacía tanto que no recibía una carta de papel! Miré el sobre asombrada, sin poder dar crédito a mis ojos, me costó reconocer el objeto, o más bien el concepto, y cuando lo reconocí ¡me puse tan feliz!

No lo abrí enseguida, para hacer durar más la emoción. Hice bien, porque la emoción era eso en sí mismo. Mi querida amiga de Zaragoza, con quien décadas atras intercambiamos toneladas de papel de un lado al otro del Atlántico y con quien ahora nos comunicamos por mail o por teléfono, estuvo en Praga, se acordó de nuestras correrías juveniles, y me envió una postal por correo solo por eso mismo, por escribirnos una vez más a mano y darme la alegría de recibir una postal por correo no electrónico... ¡qué hermoso gesto!

"La sirena sin silencio"

En septiembre del año pasado me escribió mi amiga Moxi, musicantante residente en Hamburgo, preguntándome si tenía "poesías, letras o lo que te parezca, a las que te interese ponerles música". Me contó que estaba cansada de proponérselo a gente y que les agarrara un "ataque de inhibición o perfeccionismo o lo que fuera y todo quedara en la nada". Me aclaró que no me podía asegurar a qué género pertenecería la posible obra porque, dijo,  "mi música no es precisamente homogénea".

A mí me encantó la propuesta y no me agarró ningun perfeccionismo ni inhibición. Le conté sobre lo que tengo publicado en la web y le dije que todo estaba disponible para ella, que podía usar lo que quisiera, que no me importaba la música que hiciera con ellos, ni de qué género era, ni si era homogénea o heterogénea, que a mí me encanta la idea de que algo que hago sirva de inspiración a otra cosa, sea como sea la otra cosa. Lo único que le pedí fue que me mostrara la obra cuando la considerara terminada.

Y comenzaron las afinidades. Después de escribirle me fui a dormir pensando que, de todo lo que ella podía leer mío en la web, mis sirenas podían resultar muy afines a su canto, y que su música no homogenea podía sentirse a gusto dando voz a mis sirenas. Y antes de que se lo comentara, Moxi me contestó a mi mensaje anterior: "Casualidades son casualidades o no tanto. Este fin de semana estuve en Bremen ensayando con mi amigo Juan María Solare un ciclo de canciones suyas que son ni más ni menos que unas "Milongas grecolatinas". La última se llama "Espero a que llame la sirena" o título similar. Son con letra de un tal señor Pedro Lastra y son infinitamente bellas. Una de mis ideas es componer para ese ciclo. Y justo aparecen tus sirenas. Leeré y pensaré." Me puse feliz, le conté lo que había pensado la noche anterior y le dije "¡ojalá el canto de mi sirena te atraiga!"

Al mes más o menos Moxi me escribíó este hermoso mensaje: "Querida Marina, me has traido inspiración. Además me acercaste a Meri Lao, que es una rara mezcla de pianista excepcional, compositora (hizo música para Fellini, imaginate), loca feminista y excepcional pensadora. Y le pone al tango sabor femenino. Una locura. Ya te contaré de mis avances. Por ahora he llegado hasta la primera selección de poemas. Ya tengo fecha de estreno, 02.02.13. Te cuento más pronto. Por ahora no hay sonidos, hay ideas en mi cabeza. Beso." Y así siguió un tiempo de trabajo para Moxi y espera para mí, cada vez más intrigada. Me contó que estaba trabajando con "en el principio es el agua" y que mi poesía iba a quedar "desguazada" o "deconstruida" porque era mucho texto, pero a mí no me importa, a mí me gusta inspirar aunque después el resultado de la inspiración no se parezca en nada al motivo de la inspiración.

Cuando llegó el día del estreno yo estaba en ascuas preguntándome cómo iba todo en Hamburgo. Esa noche Moxi me contó que "La sirena nació en un parto ululante y con dolor y fue muy bien recibida. Hay vídeo. Paciencia. Mi computadora murió hoy por eso parto con dolor. Ahora festejo. Beso." Otra casualidad, porque ese mismo día en Buenos Aires mi computadora también había palmado horas después que la de Moxi. No me gustaría pensar que las sirenas actuales hacen naufragar computadoras en vez de barcos...

Finalmente, hace un par de semanas, Moxi tuvo a punto el video para enviarmelo y me aclaró: "Espero que no te infartes cuando lo veas. Detalle: no esperes encontrar demasiado de tu texto, pero no por efectos de la deconstrucción, sino por un detalle técnico: cuando hice el sound-check todavía no estaban listas las luces, hablé con el técnico, quedamos en un azul frío y blablabla. Lo que no noté es que nunca pude leer mi partitura pese al cuerpo 18 porque eso era la oscuridad absoluta. Ni que decir que todos los "cues" con los que había ensayado desaparecieron, porque mi tape ya no tenía seis tracks sino el bounce final de backup que por suerte había hecho antes de la hecatombe. Y que a la voz sólo le pude poner una cámara en lugar de los efectos que estaban escritos, porque con la compu de reemplazo no daba la memoria para correr nada. Con todo esto sólo te puedo decir una cosa: el estreno ha estado signado por una extraña estrella. Pero (y esto ya me ha pasado alguna vez) sólo augura una versión mejorada y aumentada para futuras versiones."

A pesar de todos los inconvenientes que hubo, ¡a mí me encantó! Cuando lo escuché se me puso la piel de gallina, ¡la voz de Moxi era como lo que había imaginado pero no era capaz de explicar a nadie! Y no digo más nada y les dejo el video para que disfruten: