Se alargan los días

Se viene notando desde hace varios días: a la tarde la luz del Sol dura un poco más, no se hace de noche tan pronto.

Y hoy, por primera vez en meses, cuando salí de casa a la mañana para ir al trabajo, justo enfrente de casa, sobre la línea de tejados en sombras, por debajo de la negrura nocturna: una zona azul suave que acababa en una claridad amarillenta que anunciaba, sin dudas ni equívocos, el Sol!

¡Qué felicidad! ¡Iupiiiiiiii!!!!!!!

Di vuelta en la esquina y la claridad quedó a mis espaldas, y enfrente de mí, un poco a la izquierda, la Luna Llena todavía Señora del Cielo. Subí por el costado del Pabellón hacia la carretera y la Luna estaba entonces a mis espaldas y la claridad del amanecer incipiente a mi derecha. Entre los dos astros, estaba yo, acompañada por ambos en mi camino.

Siempre están.

No hay comentarios: