Violetas



En el jardín de casa crecen violetas silvestres: unos manojos de corazones verdes, perfectos como dibujo de enamorados, por entre los cuales se asoman las flores: cinco pétalos lilas con el centro blanco: dos arriba, redondos y paraditos como orejas de miquimáus, otros dos a los costados, y uno abajo más grande, levemente acorazonado, con la parte central blanca también más grande, y unos hilos violeta oscuro que van del blanco al lila sólo en este pétalo; y los estambres amarillos.

4 comentarios:

tinavalenvalentina dijo...

guardanada ha vuelto. ahora, sos quien eras antes?

gotamarina dijo...

hola tinavalenvalentina
no entendi, asi que no sé si soy quien era antes o no.

MªPau dijo...

Alguien llegó un buen día con un manojo de corazones verdes apagados y aquí se quedaron. Hace algunos días brotaron violetas llenas de color. Nunca bajé mi mirada para mirarlas detenidamente y ahora las tuyas me han hecho ver su belleza. Prometo no volver a pasar sin dedicarles mirada alguna. Pero no solo en tu jardín y en el mío hay notas de color violáceo. En el jardín del Gegant del Rec de nuevo han brotado y ahora ellas me recuerdan a vos.
Te envío un abrazo de suave color violeta y perfume embriagador.

gotamarina dijo...

ay Mari Pau, qué lindo comentario! Muchas gracias! Gracias a vos las flores del Gegant del Rec son un poquitito mías... y eso es genial! Que bueno quedarse un poco donde uno recibió tanto amor, ahora que no nos vemos todos los días! Te devuelvo otro abrazo violeta y embriagador!