Qué es eso de la pantera; y Pan de humo por fin agradecido

En mi entrada anterior dije "desapareció la pantera, desaparecieron los barrotes" y quiero explicar de qué se trata.

Algo que me ayudó a salvarme la vida este año (además de este blog) es Pan de humo, un blog de poemas comentados que tiene un funcionamiento muy simple y maravilloso: cada miércoles uno de sus integrantes presenta a los demás un poema para ser comentado, y los que quieren dejan su comentario en la entrada. Algo simple, y que si funciona tan bien es gracias a sus integrantes, que aportan cosas maravillosas; muchas veces me siento más enriquecida por los comentarios que por los poemas propuestos. Ahora llegó el momento de agradecer a pan de humo, a todos sus integrantes y en especial a su coordinador, por existir y ayudarme a vivir. Y si ustedes quieren echar un vistazo es muy fácil: acá a la derecha está el link, donde dice Sitios amigos.

Uno de estos poemas comentados fue La pantera de Rainer Maria Rilke, que dice así:

Su mirada, de tanto ver pasar los barrotes,
está tan cansada que ya nada retiene.

Para ella es como si hubiera mil barrotes

y tras los mil barrotes no hubiera mundo.


El blando andar de sus vigorosos pasos elásticos,

que va trazando un círculo minúsculo,

es como una danza de fuerza alrededor de un centro,

donde una voluntad gigantesca yace embotada.


Sólo a veces el telón de sus pupilas

se levanta en silencio. Entonces penetra una imagen,

se desliza por la tensa calma de los miembros,
y al llegar al corazón deja de ser.


Este poema me pegó mucho, se quedó adentro mío como advertencia. Me rebelaba ante su imagen diciéndome que es en el corazón donde tienen que surgir las imágenes que nos liberen, no en el exterior; y cuando me sentía sin salidas me sentía como la pantera dando vueltas en su jaula con la voluntad embotada. Por eso cuando recobré mi ímpetu juvenil y me sentí otra vez libre y fuerte sentí esto: desapareció la pantera, desaparecieron los barrotes.

De paso, ultimamente Rilke viene apareciendo mucho en mi vida, por un lado u otro; señal de que quiere que lo lea, y un pedido así no se puede desoir.

No hay comentarios: