Nostalgias vegetales

Algo en lo que no pensé hasta que lo viví: de mis mudanzas, extraño las plantas con las que convivía. Cuando me fui de Buenos Aires lamenté alejarme de los jacarandás (¿o jacarandaes? Árbol de plural díficil si los hay). Para quien no lo conozca, el jacarandá (me quedo con el singular para no complicarme la vida) es un árbol fantástico. Cuando llega la primavera su copa se llena de flores lilas con forma de campánulas, y todavía no tiene ni una hojita verde, con lo cual vemos árboles de copas violetas. Mágicos. Esto dura un tiempo, después aparecen las hojas y conviven con las flores en copas verdivioletas, y después las flores se caen, dejando en el suelo alrededor de cada jacarandá una maravillosa alfombra violeta de florcitas desparramadas primorosamente. Para mayor felicidad, el fruto del jacarandá tiene una corteza doble y dura, casi del tamaño y la forma de una castañuela, que se abre para dejar caer las semillas, y también caen al suelo, permitiendo que las recojamos para jugar con ellas, hacer ikebanas o pintarlas de colores y hacer medallones hippies.

Por obra, según leí por ahí, de un urbanista francés inspirado cuyo nombre no recuerdo, Buenos Aires está llena de jacarandás en muchos de sus barrios, y cada noviembre su magia revive. En Buenos Aires tuve la suerte de vivir cerca de jacarandás en las dos casas en las que viví desde que me fui de la casa de mis padres, y cuando me fui de Buenos Aires me pregunté seriamente cómo haría para sobrevivir a su ausencia. En Valle Hermoso me enamoré de mis nuevas compañeras: la bignonia del jardín trasero, el áloe vera y el cedrón que le regalaron a Rubén, los ciruelos, damascos y durazneros, el falso membrillo o durazno de jardín (me dieron estos dos nombres como posibles) que se llenaba de flores fucsias en medio del invierno, y muchas más, y al dejar Valle Hermoso lamenté dejarlas. Hasta en Salt, suburbio urbanizado y sin gracia, había unos arbolitos con unas florcitas rojas a la vuelta de casa que pudieron acompañarme un poco. Y por supuesto ahora otra vez soy feliz con mis nuevas compañeras.

Pero mi corazón sigue añorando jacarandás, y por eso mi alegría fue enorme cuando días atrás encontré en plena Barcelona dos cuadras llenas de jacarandás en flor (en pleno junio, claro). Fue como reencontrarme con viejos amigos en la otra punta del planeta, y si hubiera podido me habría quedado tomando mate bajo los jacarandás hasta que la última florcita hubiera desaparecido desintegrada en el cemento.


2 comentarios:

Makafu dijo...

Es grato ver cómo otras personas sienten lo mismo que tú, cuando tienen que abandonar la compañía de un árbol.

Ahora estoy lejos del mío...
Añorándolo...

gotamarina dijo...

Hola Makafu! Muchas gracias por dejar este comentario tan hermoso! Acabo de entrar a tu blog y leer tu entrada "Yo sin mi árbol azul" y dejé un comentario mío ahí, porque me pareció una gran coincidencia y me hizo muy feliz... Gracias! Te seguiré leyendo todo lo que pueda! Y que pronto puedas abrazar tu árbol querido...!!!