Baldío en flor

Ayer cuando volvía a casa pasé por un baldío cubiertos con matorrales verdes, aquí y allá unas amapolas rojas, también unas flores violetas muy hermosas, y otras altas un poco espigadas de un verde amarillo. Al doblar la esquina de mi calle me recibieron los jardines de los vecinos que me saludaban floridos.