Groucho y yo

Me puse marxista, y se me ocurrió esta verdad de PeroGroucho:

El matrimonio es un conjuro que cae sobre dos personas cuyas vidas cotidianas transcurrían sobre carriles separados pero se sintieron afines y consonantes, y al cabo de algún tiempo las convierte en dos personas cuyas vidas diarias transcurren por un mismo carril pero se sienten desafinadas y disonantes.

¿O no?

Díganme que no, si es posible con ejemplos, por favor.

1 comentario:

Obnebur dijo...

conozco uno pero no se si es éste el medio para comentarlo porque se trata de dos personas que conocemos bastante