Una pequeña clase de geometría

Me llegó una invitación a la inauguración de la exposición "Armonía fractal de Doñana y las marismas". No fui por no prestar atención, no me fijé de qué se trataba hasta que ya había pasado. Y descubrí algo super interesante, ya me da ganas de ir a verlo y llevar a Manuel.



Es una exposición sobre fotos aéreas de Doñana y la relación entre el paisaje natural y la geometría fractal, ilustrado con textos muy bellos (en este caso siento que los textos ilustran las fotografías, y no al revés).

He aquí parte de lo que se explica en su web:

En la segunda mitad del siglo pasado, Benoît Mandelbrot convenció al mundo científico de que la geometría euclidiana que usamos desde los tiempos clásicos no servía para describir la naturaleza. Que las montañas no son pirámides, que los árboles no son conos, que las líneas de costa no son rectas. Y propuso el uso de una nueva geometría que describe mejor la complejidad de las formas naturales: la geometría fractal. Las estructuras fractales son autosimilares, lo que quiere decir que las partes se parecen al todo. Las costas no son líneas rectas sino curvas formadas por cabos y golfos, grandes protuberancias que a su vez están formados por entrantes y salientes, en lo que a su vez hay ensenadas y riscos. Un río es un cauce de agua al que llegan afluentes, y un afluente es un cauce de agua al que llegan arroyos, y un arroyo es un cauce de agua al que llegan riachuelos, y un riachuelo es un cauce de agua al que llegan barrancos, y un barranco es un cauce ocasional de agua al… Se dice por tanto que las estructuras fractales no varían con la escala a la que se miren. La geometría fractal se manifiesta en todas los aspectos del paisaje, pero especialmente es aquellos lugares del planeta que no han sido transformados por la actividad humana. Por eso, en las marismas atlánticas andaluzas, probablemente el paraje mejor preservado de Europa, la geometría fractal se muestra en todo su esplendor, especialmente cuando se observa desde el aire, como en las fotos de Héctor Garrido mostradas en esta exposición.


Y, más adelante, esta idea que encuentro muy bella:

La lucha estética

La naturaleza y el hombre pintan con distintos estilos los infinitos cuadros que encierra el paisaje. Por un lado, la geometría euclidiana, fría, trazada a tiralíneas por la razón del hombre. Por otro, la cálida y obstinada geometría fractal de la curva y de la bifurcación, dibujada sensualmente por la naturaleza. Es una lucha de poder a poder, entre dos formas de trazos distintas. De la línea recta, como en los cultivos de regadío del entorno de Doñana, invitado en este caso por el agua fácil, somera, del pozo excavado en el suelo arenoso de la Dehesa de Abajo. Es un retoque al paisaje, pero es un retoque tenue, una herida leve como lo es también la del estero que se acopla delicadamente a los bajíos de la marisma en San Fernando. Algo más perturbadora es la cuadrícula, que borra todo indicio natural, como en las salinas de los Portugueses en Sanlúcar de Barrameda. A medida que el hombre concibe máquinas más potentes, la transformación del paisaje es más radical, más agresiva por la arrolladora y fría geometría de la urbanización, que amenaza los patrones naturales. Este conflicto de geometrías ¿ocurre ahí fuera, sólo ahí fuera, o estará también librándose en nuestras mentes? Si hemos estado biológicamente codificados para percibir la belleza de lo sinuoso, de lo intrincado, de la curva exuberante ¿se estará también gestando molecularmente en nuestro cerebro una alternativa sesgada hacia patrones más fríos y regulares, hacia ritmos más exactos? Piense en el monolito de la película “2001 una odisea del Espacio”. Luego, piense en ella o en él. Piense.


Lo cual me hizo acordar de un video que vi hace poco donde también se relaciona la naturaleza con los números, en este caso con la proporción áurea y que también me parece muy bello (no logro hacer que se vea entero en mi blog, falta un sector vertical a la derecha de la pantalla. Mejor hagan clic en el video y veanlo entero en YouTube).



¡Qué cosas lindas, no?

Video: Cristóbal Vila, Etérea Estudios.

Fotografías: Hector Garrido, Armonía fractal

No hay comentarios: