Hasta el agua de los jarrones

Y ahora nos reducimos, de la grandilocuencia extrema de las Cataratas pasamos a las modestas aguas de mi propia casa, habitadas por plantitas y flores.


No hay comentarios: