¡Por fin vimos el arco iris!

Despues de tantas tardes de lluvia con sol en las que salí siempre que pude a buscar el arco iris sin encontrarlo, el jueves estábamos en otro pueblo donde no cayó ni una gota pero escuchamos un trueno, y al ponernos en camino hacia casa ahí estaba, en el cielo, ¡el arco iris! ¡Cuánto hacía que no veía uno en el cielo! ¡Y las ganas que tenía con tanta lluvia con sol en esta primavera extraña! Ibamos hacia casa y ahí estuvo él, todo el camino delante nuestro, y al llegar vimos que estaba ¡justo en la esquina de nuestra casa! Estuvo un buen rato en el cielo hasta que hubo más sol que gotas de lluvia y se disolvió en el aire.