Aaaaahhhh, la patria!

La patria es una cucharada de dulce de leche en la boca. No porque el dulce de leche sea emblema nacional, como Gardel, sino porque para nosotros, argentinos de mi generación y algunas cuantas más para arriba y para abajo supongo, el dulce de leche es el sabor de la infancia, y ya lo dijeron muchos, la patria es la infancia.
Hoy me puse una cucharada de dulce de leche en la boca y fui trasladada a lo más antiguo y familiar, el placer puro y total y sin nombres de la infancia, cuando todo estaba bien y no sabíamos lo que iba a venir.

1 comentario:

Obnebur dijo...

el sabor de mi infancia es el del Kero (jarabe de maíz y glucosa de color caramelo claro y consistencia similar a la miel)