Amigos

Justo cuando estamos más hundidos aparece alguien (en directo o través de un mensaje) que nos dice que le interesamos, que quiere nuestro bien, que le importamos, que podemos contar con él/ella. Y ese gesto, palabra hablada o escrita, mirada, palmada en el hombro, apretón de manos,caricia en la cabeza, abrazo, lo que sea, nos levanta de donde estábamos, nos eleva por sobre el pesar, nos deja menos maltrechos, mejor pertrechados, más confortados, menos solos. El milagro de la amistad, de la solidaridad, una vez más renovado sobre la tierra, como un don humano, maná hermano, que nos alimenta y reconforta.

2 comentarios:

Rosa Mª Prat dijo...

Evidentemente, personas como tu , nos hacen sentir que no estamos solos. Gracias por quitar una piedra de mi muro , al oír mis gritos.

gotamarina dijo...

gracias Rosa! y otra vez felicitaciones por tu blog! y feliz cumpleaños por mañana! un abrazo