Hansel y Gretel - El regreso

Estaba escuchando una vez más el disco de Laurie Anderson y cuando escuché por enésima vez en mi vida la parte de Hansel y Gretel

Hansel and Gretel are alive and well

And they're living in Berlin
She is a cocktail waitress
He had a part in a Fassbinder film
And they sit around at night now
drinking schnapps and gin
And she says: Hansel, you're really bringing me down
And he says: Gretel, you can really be a bitch
He says: I've wasted my life on our stupid legend
When my one and only love
was the wicked witch.

me di cuenta de que cada vez que escucho a Laurie me imagino a Hansel y Gretel como un matrimonio en decadencia, sentados en un bar berlinés una noche de verano, emborrachándose y dejando morir el tiempo sin ya mucho que decirse,

pero de golpe caí en la cuenta de que... ¡Hansel y Gretel eran hermanos!

El problema es mío, no de Laurie. Del hecho de que Laurie le haga decir a Hansel "desperdicié mi vida en nuestra estúpida leyenda cuando mi único amor fue la bruja", no se deduce necesariamente que según la "estúpida leyenda" el verdadero amor de Hansel debería ser Gretel. Es curioso cómo a pesar de saber desde mi más tierna infancia que son hermanos, cada vez que escucho a Laurie me imagino un matrimonio hundiéndose, y no otra cosa.

Entonces me acordé de un texto de
Hernán Casciari que me envió mi viejo por mail tiempo atrás, que se llama El móvil de Hansel y Gretel. Casciari es el autor de ese texto tan copado sobre el mate que debe de haber llegado a todas las bandejas de entrada de los argentinos y uruguayos radicados en el exterior, y que me hizo caer lágrimas de emoción cuando lo leí, que (me enteré gracias a Elvira) pertenece al blog de Casciari "Más respeto que soy tu madre" y que les recomiendo muchísimo porque es super divertido, me hizo saltar lágrimas de risa en varias ocasiones. Además de divertido Casciari es inteligente y escribe bien, y tiene otro blog donde está publicado esto del móvil y también ideas interesantes sobre los blogs, etc.

Bueno, volviendo a lo de Hansel y Gretel, el texto comienza diciendo que una noche le estaba contando el cuento de Hansel y Gretel a su hija de cuatro años, y que en el momento de mayor clímax narrativo (los niños perdidos en el bosque, los pájaros que comieron las miguitas de pan que les ayudarían a volver a casa, etc), la nena le dice :
"No importa. Que lo llamen al papá por el móvil".

A partir de ahí Casciari especula sobre cómo habría sido la literatura si siempre hubieran existido los móviles y todo lo que implican; cómo tantas tramas narrativas famosas hacen agua si el protagonista tiene un móvil en el bolsillo, porque, según él "Un enorme porcentaje de las historias escritas (o cantadas, o representadas) en los veinte siglos que anteceden al actual, han tenido como principal fuente de conflicto la distancia, el desencuentro y la incomunicación." Y de ahí hace una extrapolación a nuestras vidas, concluyendo que ya nadie se lanza a aventuras románticas como cruzar los mares en busca de su amada o cosas así, porque primero intentaría enviarle un mail o un SMS, porque en la era de la hiperconexión "nos hemos convertido en héroes perezosos".

Cuando lo leí, me dije qué bien, tiene razon, muy cierto, qué inteligente.

Pero unos días más tarde me di cuenta de algo y le escribí a mi viejo antes de irme a dormir:

se equivocó el del móvil, porque lo espeluznante de Hansel y Gretel no es que se pierdan en el bosque sino que sus propios padres los llevan al bosque para perderlos y abandonarlos, asi que aunque hubieran tenido un movil los viejos no los habrian rescatado... tengo sueño, despues sigo pensando.

Como escuché decir muchos años atrás en una clase de la Facultad: una de las funciones de los cuentos de hadas es enseñar a los niños que existen los peligros: que al final los hermanos se juntan, pero que puede pasar algo que los separe; que al final todo termina bien y hay que tener confianza en el mundo, pero también existen las desgracias y los peligros y hay que cuidarse.

¿Y a dónde iba yo con todo esto?

A esto: hay textos tan subyugantes, están tan bien construidos y/o sus imágenes son tan poderosas, que les otorgo mi credulidad, como cree un creyente, y ante ellos me inclino. Pueden hacer que mi mente permanezca dividida, y así por una lado sé que Hansel y Gretel son hermanos y por el otro me los imagino pareja decadente.

Un comentario para Fernando: a veces, es posible, la autora de algunos de estos textos soy yo misma, son "textos" mentales, pero operan con el mismo encantamiento.

Y un comentario para Pepo: no sé en qué estado estoy, últimamente, ya no logro distinguir si dibujo sobre mis percepciones textos venturosos que las reescriben línea por línea, o estoy en la niebla.