La paradoja del asalariado

Vendría a ser esta: cuando tenemos empleo queremos no trabajar, pero cuando estamos desempleados queremos un trabajo. Hoy se me dio por recordar franceses: la hermosa utopía de Paul Ariès que mencioné hace justo un año, y una frase de La teoría de las nubes, el libro de Stéphane Audeguy que tanto me gusta, que lamentablemente no puedo copiar textualmente porque ni tengo el libro ni lo encontré en la web, pero que decía algo así como de todas las formas humillantes de ganarse el sustento, la de Virginie Latour era una de las más difundidas: trabajar 8 horas por día en algo que no le interesaba a cambio de un sueldo precario a fin de mes. Ok, me sentí muy identificada cuando leí el libro y me sentía explotada por mi empleador, pero ahora me encantaría un empleo.

En fin, para conmemorar algo que tantas ambivalencias me trae, lo  mejor de este año es el dibujo que hizo Manuel para la escuela describiendo nuestras actividades: me emocionan desde los sonidos y las sonrisas de sus dibujos hasta los renglones y los agujeritos y el logo de Rivadavia.


1 comentario:

Diana Pérez dijo...

Hermosos los dibujos de Manuel!!!! Qué lindo poder ver su carpeta, con hojar Rivadavia, y tareas escolares!!!
Feliz día del trabajo para todos! (La tía babosa)