Manuel dijo:

"¡El susto me explotó en la garganta!"

(por encima del seto devolvimos una pelota perdida al jardín del vecino y sin querer reventamos un globo que ni sabíamos que estaba ahí).